Seguidores

4 abr. 2013

No, no siempre es fácil. Dejar ir a alguien requiere coraje. Porque dejar ir a alguien es dejar ir una parte de ti, una parte que quizá no volverá jamás... Y peor aun: Hay personas que llegan tan adentro de tu ser, que cuando se marchan no vuelves a ser igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario