Seguidores

1 feb. 2011

Dime porque me pudo tu constante de fantasía, que me acostumbre a tu risa como el mar va con su brisa, y me acostumbre a tu mundo como el marinero al rumbo como el tiempo a los segundos como el perro al vagabundo. Dime que me sedujo de tu admirable consuelo y me acostumbre a tu pelo como estrellas a su cielo y me acostumbre a tu imagen como el viajero a su viaje como el valor al coraje, como maleta al equipaje. Y que sera eso que me desespera y me enreda una esperanza me desenreda que me captura y me deslumbra que me libera y que me alumbra. Dime como supere todos mis calvarios y me acostumbre a tus labios como fecha al calendario y me acostumbre a tu magia como el triste a la nostalgia como el colegio a la infancia como amistad y confianza. Te doy las gracias por ser así, me enseñaste a quererte y a sonreír, conquistaste mi alma sin presumir, inventaste el arte de no fingir. Te doy las gracias por convertir mi desaliento en ganas de vivir que me faltan palabras para describir este sentimiento de alegría cuando pienso en ti. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario